Fabricio Ojeda renunció (en carta pública) al cargo de diputado para sumarse a la lucha armada en contra de la traición que significó el pacto de Punto Fijo

Fotos/ Archivo Prensa

Cumaná.- En el marco de la situación de desacato continuado por parte de la Asamblea Nacional adeco-burguesa, el primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, decretó la medida de trasladar los restos de Fabricio Ojeda, el año pasado, al Panteón Nacional, como reivindicación a este joven revolucionario y eterno. Así como, decretar el día 23 de enero como su fecha conmemorativa.

En tal sentido, el ciudadano alcalde revolucionario, Luis Sifontes, enunció la extraordinaria significación de Ojeda, con el siguiente discurso “Convoque, pues señor presidente, al suplente respectivo porque yo he salido a cumplir el juramento que hice ante ustedes de defender la constitución y las leyes del país, si muero no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y bandera para continuar con dignidad”.

“El 23 de enero solo ocurrió el simple hecho de colocar unos hombres por otros al frente de los destinos públicos, recordemos que nada se hizo por erradicar los privilegios ni las injusticias”, destacó, el alcalde.

“Fabricio Ojeda renunció (en carta pública) al cargo de diputado para sumarse a la lucha armada en contra de la traición que significó el pacto de Punto Fijo, seamos dignos revolucionarios de la talla de Fabricio, gran trujillano y patriota”, señaló de manera categórica la primera autoridad en el municipio Sucre.

Es de destacar, que Ojeda, tenía tan solo 33 años y cuatro años después seria detenido y asesinado por las fuerzas represivas de la IV República.

Debido a ello, el Gobierno Bolivariano, encabezado por el ciudadano gobernador del Estado Sucre, Edwin Rojas; el alcalde revolucionario, Luis Sifontes, todas sus instituciones y la alianza cívico-militar en perfecta unión, conmemoraran la emblemática fecha histórica con un acto de masas en la Plaza Miranda de esta ciudad y en cada lugar de la entidad sucrense en defensa de la patria.

Textos/ Jorge E. Serra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *